• Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Biblioteca Sobre El Adhan

Sobre El Adhan

Interpretación del Adhan Muhammadi

Toda alabanza se debe a Allah que ha hecho una práctica para los Musulmanes, siguiendo el ejemplo de nuestro Profeta Muhammad Mustafa (saws) recitar el adhan antes de las cinco oraciones del día.

Cinco veces al día en tiempos determinados el adhan es cantado para llamar a los musulmanes a la oración, pero su otro propósito es recordarnos la continua manifestación de la existencia de Allah en todo momento.

Allah se manifiesta de tres maneras. Primero, El manifiesta Su jamal a través de la belleza de Su creación. Segundo, El manifiesta Su jalal a través de la infinita grandeza de Sus atributos. Tercero, El manifiesta la perfección de Su esencia.

Aquel que canta el adhan se coloca en un lugar elevado y se vuelve hacia la qiblah en dirección hacia la Ka'bah. La Ka'bah es una de las expresiones de la esencia de Allah. Esta es una tradición de nuestro Profeta (saws).

Primero se recita dos veces Allahu akbar, "Allah es mas grande." El sentido de esta primera declaración es que Allah es mas grande y absolutamente independiente de toda Su manifestación en la belleza de Su creación. La segunda vez que se declara esto significa que Allah es mas grande y está por sobre toda las manifestaciones de Sus atributos. Todo viene de El, pero no El.

Allah se manifiesta en cada momento con una diferente manifestación. No hay dos manifestaciones en un momento ni una manifestación en dos momentos. En todas las existencias visibles, Allah Se manifiesta en cada momento de nuevo. No hay dos creaciones iguales, ni dos momentos iguales. Sin embargo El no es todas estas manifestaciones, pues El es El Absoluto. La prueba está en el verso quince de la Surah Qaf:

A fa-'ayiyna bil-khalq il-awwal
Bal, hum fi labsin min khalqin jadid

Cada momento la creación es creada y desaparece,
En cada momento la manifestación de Allah es renovada.

Luego el que canta el adhan, recita dos veces ashhadu an la ilaha illa Llah- "Atestigüo que no hay nada digno de adoración sino Allah." Esta frase sagrada es la primera parte de la declaración de fe, que es el primer pilar de los cinco pilares del Islam. Significa: Todo lo que somos capaces de ver y conocer es la creación de Allah y todo valor y acciones dentro y alrededor nuestro son los atributos de Allah. Allah dice en el verso 115 de la Surah Baqarah:

Wa li-Llahil-mashriqu wal-maghribu fa aynama tuwallu fa thamma wajhu Llah.

"Tanto el Este como el Oeste pertenecen a Allah. Dondequiera te vuelvas, están los atributos de Allah.

La segunda parte de la declaración de fe es recitada dos veces: ashhadu anna Muhammadan rasulu Llah- "Atestigüo que Muhammad es el Mensajero de Allah". Al hacer esta declaración, primero significa que la acción de Allah, todas las creaciones visibles e invisibles, solo pueden ser vistas con la Luz de Muhammad (saws). Cuando esta declaración se repite, significa que los atributos de Allah solo pueden ser entendidos con la sabiduría de la Luz de Muhammad.

La primera creación de Allah fue una luz, la Luz de Muhammad, como el mismo dijo: Awwala ma khalaqa Llahi nuri- "Lo primero que creó Allah fue mi luz." Y el dijo: "Con mi luz Allah ha creado mi alma, mi inteligencia y el Cálamo." La totalidad de la luz, el alma, la inteligencia y el Cálamo están comprendidas en una y llamado haqiqah Muhammadiyyah, la Verdad de Muhammad.

Luego aquel que canta el adhan recita dos veces hayy'alas-salat-"Vengan a adorar." La primera vez llama a aquellos creyentes que conocen a Allah solo por Sus acciones, para que vean Sus atributos. La segunda vez llama a aquellos creyentes que conocen a Allah por la manifestación de Sus atributos dentro de ellos mismos y alrededor de ellos, para que vean Su esencia. Pues el salat es la ascensión del creyente.

La palabra salat en árabe significa venir detrás de aquellos que van delante de uno, como se prueba en las palabras de nuestro Profeta inna Llaha fi qiblat il-musalli- "Allah está en la dirección donde el creyente se vuelve a orar." Por esto es que mientras uno se prosterna durante el salat, el creyente no se está prosternando al muro o a la Ka'bah, sino que a Allah El Altísimo. La prosternación es el momento y el lugar en que el creyente está mas cerca de Allah. Por lo tanto uno debe mantener los ojos abiertos durante la prosternación.

En cada ciclo se realizan dos prosternaciones. Cuando decimos subhana rabhbi al-a'la-"Oh mi Señor de los Cielos, te alabo"-- durante la primera prosternación debe significar: "Mi Señor, mi cuerpo, mis atributos, mis acciones, todo mi ser, pertenece a Ti." Cuando nos incorporamos y luego nos prosternamos la segunda vez y repetimos subhana rabbi al-a'la, debemos desear: "Toma todo lo que Te pertenece para que yo ya no exista mas."

Luego el que canta el adhan recita hayy 'alal-falah; "Vengan a la salvación, a la seguridad." La primera declaración llama al creyente a dejar el mundo y los problemas de la vida en el mundo para venir a la felicidad, seguridad y paz. La segunda recitación es para llamar a dejar los terrores del propio ego.

Luego el que canta el adhan recita Allahu akbar, "Allah es mas grande" recordándonos que Allah está libre y es otro que todo lo que uno ve. Toda Su creación y la manifestación de Sus atributos en gran multiplicidad, siempre en aumento y siendo renovada, son sino signos de Su Unicidad.

La declaración final en el llamado a la oración, es la recitación: la ilaha illa Llah; "No hay mas que Allah, la única y sola existencia." Excluye incluso al que atestigüa.

Entender el sentido profundo de las cosas que hacemos, de las oraciones que realizamos, es difícil. Pero al menos deseamos ser un zahid, una buena persona.

La adoración del zahid es a través de la obediencia, pero el que sabe, el 'arif ora con placer. El zahid espera el Jardín; el 'arif a Allah. El zahid está con su ego; el 'arif está con su Señor. El zahid recuerda a Allah con su lengua, mientras que el 'arif Lo recuerda con su corazón, con su vida. El corazón del zahid está con las causas, el alma del 'arif está con Allah.

El mu'min, el creyente, en el mejor de los casos ve con la luz de Allah. El 'arif ve con los ojos de Allah. El creyente se sostiene del cordel de Allah, el Qur'an; el 'arif se sostiene en Allah.

Estamos apegados a este mundo, a nuestros deseos, a nuestros nafs y los nafs son los barrotes donde detrás está la divina puerta.

La persona buena mira a la creación y a las personas con los ojos de sus nafs y se desilusiona, enfurece y se vuelve enemigo de la creación. El 'arif ve la creación con El Creador y lo ve con amor y compasión y está en paz.

El zahid camina; el 'arif vuela. El 'alim, hombre de conocimiento, está por debajo de lo que postula, mientras que el 'arif está por sobre el conocimiento. El 'arif no divulga su conocimiento excepto a aquellos que saben. Sus mejores palabras son el silencio. Al acercarse a Allah, se aleja de la gente. Solo necesita de Allah, de tal modo que no pide de nadie. Por sentirse humilde en frente de su Señor, el es amado y respetado por la creación. El está lejos del deseo, no desea nada, sus manos están vacías, entonces es libre y está en paz.

El camino a Allah El altísimo por cierto que pasa por la vida en este mundo, y luego por la vida en el Mas Allá. El 'arif ha pasado a través de ambos, este mundo y el Mas Allá. La fuerza del hombre bueno viene de comer y beber. La fuerza del 'arif viene de recordar a Allah y por estar con El. La qiblah del desatento es el oro y la gloria en este mundo; la qiblah del 'arif es la misericordia de Allah.

Wa Llahul-Hadi; el verdadero camino es solo mostrado por Allah, el verdadero camino es solo mostrado por Allah.

De la Waridat, de Shaykh Badruddin Simaveni y Ma'rifah de Shaykh Ibrahim Hakki Erzurumi, que Allah santifique sus secretos.