• Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Biblioteca Un Mensaje de Despedida

Un Mensaje de Despedida

Toda alabanza sea para el Dueño, el Señor de todo y cada cosa; Allah EL Altísimo. Bendiciones sobre el último y el mejor de Sus profetas; nuestro Maestro Muhammad Mustafa. Que la paz y las bendiciones de Allah sean con él y con todos los profetas antes que él, sobre su bendita familia, esposas e hijos y sus compañeros y amigos. Que los corazones de sus seguidores estén llenos con el amor de Allah, el amor de Su amado y que puedan vivir de acuerdo con los mandatos de Allah en Su Libro Sagrado; El bendito Corán. Que todos los Musulmanes tomen las manos de los amigos de Allah que siguen el camino del Mensajero de Allah y su bendita familia y compañeros.

Que todos puedan, conocer, encontrar y ser como Allah ha querido que seamos; que sus corazones sean espejos de los hermosos atributos de su Señor, recibiendo sabiduría inspiradora volviéndose fuentes de vida eterna.

Entonces descubrirán el significado de las tradiciones proféticas, "Los hombres sabios entre mi gente son como los profetas de Bani Israil, " y "Mis compañeros son como las estrellas en el cielo; quienquiera que los siga encuentra la salvación." ¿Son acaso sus compañeros los pocos bendecidos que vivieron en el tiempo de nuestro Maestro, el Mensajero de Allah? ¡No! El Amado de Allah, quien Allah envió como Su misericordia sobre el universo, está siempre vivo con el poder secreto del Nombre divino ya Hayy, El Siempre Viviente. Su Sharía, la Ley Divina que forma nuestras vidas, está siempre viva; y en todo los tiempos habrá amigos, amantes, amados de Allah, con fe perfecta, conociendo y viviendo la verdad, listos a dar todo incluyendo sus vidas por Allah y su Profeta. Y ellos ven y están con el Profeta tanto y cuanto los que vivieron en su tiempo.

Algunos entre ellos están encargados de enseñar y de mostrarse, otros están ocultos, y son muchos. Ellos son los herederos de la Verdad de Muhammad (saws) y ellos tampoco mueren pues tienen el secreto del Nombre ya Hayy. Ellos guían a los que se aferren a ellos, y los continuarán guiando después que sus seres visibles están ocultos de vosotros. Este es uno de los regalos más grande que Allah El Altísimo da a Sus fieles servidores. Ellos son los Pirs; los santos fundadores de muchos caminos místicos. Ellos son todos uno; su fe es la misma, su Libro es el mismo; su imán y maestro es el imán de todos los mensajeros de Allah, nuestro maestro Hz. Muhammad Mustafá (saws); su devoción, sus pensamientos, su espíritu, su amor y la luz que brilla a través de ellos, es la misma. Esa es la Divina Luz del Amor, la Luz de Muhammad, que Allah creó primero, sobre la cual la Divina luz de Allah es reflejada. Como la luna, los planetas y las lunas sobre los cuales es reflejada la luz del sol; aquellos amados amantes de Allah giran y se vuelven y circunvalan alrededor del Originador de la Luz. Ellos están siempre aquí y siempre con su Señor.

Muchos de esos seres benditos son llamados Qutubs, Polos de sabiduría y Khatemu’l awliya; el último de los amados de Allah. Pero no hay fin para el Divino Amor. Ellos son como la circunferencia de un círculo alrededor de un centro, que es en efecto el límite de lo que hay dentro del círculo. Ese círculo es el Ultimo y Sello de los Profetas, Hz. Muhammad Mustafá (saws) y en la circunferencia que es eternamente continua, están los amantes de Allah. Ellos están antes que nosotros y después de nosotros; ellos están al principio y al final; y ellos son uno y lo mismo, porque ellos no son ellos, sino que se han perdido en nuestro Maestro, El profeta. La sabiduría, el servicio, los milagros que vienen de ellos no son de ellos, sino acciones siempre vivas, verdad siempre existente del Profeta. Benditos aquellos que pueden ver y saber esto. Pero no con la mente, pues solo podría ser comprendido por inspiración.

Nuestro shiek Fahreddin Efendi, que su alma esté en la misericordia de Allah, escribió:

Los derviches girando alrededor

como la polilla rondando alrededor de la vela

se quemarán hasta ser cenizas

para despertar al amanecer de la Verdad.



Para ellos Su Luz amanecerá y ese Sol jamás se pondrá. (Hadiz)

La luz interior de aquellos no se acabará cuando la luz externa se extinga.

Sepan que la Divina Luz del Amado de Allah jamás se extinguirá; y ésta Divina Luz quemará y destruirá a aquellos que traten de apagarla.



Wa min Allahittawfik; Allah es El que mejor ayuda.

Wallahu a’lem bi’ssewab; Allah sabe mejor.

Muhibbul Jerrahi Safer Dal Efendi